Comer fuera de casa con alergias e intolerancias

11/10/2017

Fuente Allergy+Freefrom Guide Abril 2017. Comer fuera de casa puede ser una pesadilla para aquellos que sufren de alergias alimentarias, y por esa razón muchas personas evitan ir a restaurantes o a otros establecimientos de comida.

Alergia vs. intolerancia
La gente tiende a confundir las alergias alimentarias con las intolerancias, pero cada una de ellas realmente tiene causas diferentes.
Si tienes una alergia alimentaria, tu sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a un alimento produciendo anticuerpos llamados inmunoglobulina. Cuando éstos se exponen posteriormente a ese alimento, actúan sobre ciertas células liberando sustancias químicas que causan una reacción alérgica. Esto puede ocurrir muy rápidamente y en pequeñas cantidades de alimentos.
Las intolerancias alimentarias no implican al sistema inmunológico. Los síntomas son a menudo mucho más lentos en aparecer, implican dosis más grandes y suceden a menudo porque el cuerpo es incapaz de procesar los alimentos de manera eficaz. Muchas intolerancias implican al sistema digestivo y pueden causar síntomas muy variados. Los síntomas digestivos pueden incluir hinchazón, diarrea, náuseas o vómitos. Otros pueden incluir fatiga, lentitud o dolor en las articulaciones.
Es importante reconocer la diferencia entre la intolerancia y la alergia, ya que si estás en riesgo de una reacción alérgica severa debes llevar siempre encima auto inyectores de adrenalina.

Requisitos legales – Obtén información
Recuerda siempre cuando vayas a comer fuera que los restaurantes y otros establecimientos de restauración están obligados por ley a proporcionar información sobre los 14 principales ingredientes alérgenos. La información se puede dar oralmente o por escrito, pero si se da oralmente el restaurante debe mostrar algún signo que deje claro que la información de alérgenos está disponible a petición. También deberían contar con un sistema mediante el que puedan confirmar que la información que dan es correcta y exacta (por ejemplo mostrándote el embalaje de los ingredientes).
También hay regulaciones estrictas mediante las cuales se exige que los productos marcados como sin gluten deben ahora cumplir con la legislación de la UE. Es decir, no deben contener más de 20 partes por millón. Esto suena como una pequeña cantidad y tales productos pueden resultar tentadores para las personas con alergia al trigo.
Sin embargo, la descripción “libre de gluten” se basa en el principio de que este nivel será seguro para las personas celíacas. Si estás evitando el trigo como resultado de una alergia en lugar de la enfermedad celíaca, puedes reaccionar a cantidades inferiores a 20 partes por millón si comes una porción razonable.
No hay suficiente investigación para determinar cuál es el nivel de lo que es seguro para las personas con alergia al trigo, por lo que puede ser más seguro para los afectados evitar los alimentos “libres de gluten”. Deberías discutir el problema con tu médico o especialista en alergias.

Escoger un restaurante
Entendemos que comer fuera de casa cuando tu o un miembro de la familia tiene una alergia severa puede ser desalentador. Puedes acabar sintiéndote tan estresado preocupándote acerca de si puedes confiar en un lugar que entienda tus necesidades, que puede ser abrumador y más fácil quedarse en casa. La Campaña de Anafilaxia ha desarrollado un sistema exclusivo para nuestros miembros, donde la gente puede compartir sus experiencias a través de nuestro directorio de miembros – “probado y confiado”. Esta es una gran manera de conocer las opiniones de otros sobre si un establecimiento maneja bien los alergenos o si no se puede confiar en ellos, ayudándote a sentirte mucho más confiado cuando salgas a comer.

Antes de que te vayas
Hay algunas cosas simples que puedes hacer para conseguir una experiencia libre de estrés y el paso más importante a tomar es preparar un plan del cuidado de la alergia. Estos planes están diseñados para facilitar el tratamiento de primeros auxilios en caso de una emergencia; te ayudan a ti y a otros a reconocer cuando una reacción alérgica ha comenzado y muestran cómo tratarla. Otra cosa a pensar es evitar ciertos alimentos que podrían ser de más alto riesgo para tu alergia en particular. Por ejemplo, si tienes alergia a las nueces, puede ser sabio evitar la cocina india y oriental donde las nueces se suelen utilizar en la mayoría de platos. Igual que si tienes alergia a al pescado, deberías evitar los restaurantes que se especializan en ese tipo de comida. Para aliviar cualquier preocupación que puedas tener, puedes llamar al restaurante con antelación y hablar con el gerente o el chef para preguntar acerca de su control de alérgenos y si habrá comidas adecuadas para ti. También puedes comprobar en los sitios web de los restaurantes su información sobre los alérgenos.

Un último consejo
Cuando los camareros vienen a servirte debes hablarles de tu alergia y preguntar acerca de los platos que te gustaría pedir y si sería adecuado para ti. También es importante preguntar sobre el potencial de contaminación cruzada. Seguramente, el miembro del personal estará bien informado en el asunto y podrás gozar de tu comida. Sin embargo, si sientes que tu petición no se está tomando en serio o el personal no puede confirmar que la comida está libre de sus alérgenos, puede ser mejor comer en otro lugar.

Top 5 consejos
1. Para aliviar tus preocupaciones, llama al restaurante con antelación para preguntar sobre sus controles de alérgenos.
2. Informa al personal de tus alergias. Asegúrate de que comprueban la información sobre los alérgenos y evitan la contaminación cruzada.
3. Ten cuidado – no asumas que un plato es seguro sólo porque ya lo has comido antes.
4. Si tienes dudas sobre la comida que te sirven no tengas miedo de preguntar y hablar con el personal de nuevo.
5. ¡Confía en tus instintos! En caso de duda, abandone el restaurante si no cree que sus controles de alérgenos están a la altura.