Auge de la intolerancia en determinados alimentos

31/10/2018

24/10/18 Fuente Acta sanitaria. El Hospital HLA Mediterráneo de Almería ha informado sobre “el auge de la intolerancia a ciertos alimentos”, dado que “cada vez más personas visitan la consulta del nutricionista aquejados de distensión abdominal, diarreas, dolor o hinchazón”, cuyos problemas digestivos podrían estar relacionados con carbohidratos de cadena corta presentes en algunos alimentos denominados ‘FODMAP’.
Los ‘FODMAP‘ provocan la fermentación de las bacterias propias del intestino. Están presentes en los cuatro grandes grupos alimenticios: los oligosacáridos, que se encuentran en cereales, algunos vegetales, frutos secos y leguminosas. También están en los disacáridos, generalmente presentes en productos que contienen lactosa, y en los monosacáridos, presentes en la fructosa, algunas verduras, miel y jarabe de maíz.
Y, por último, en los polioles (sorbitol, manitol, maltitol y xilitol), fundamentalmente en frutas, setas, coliflor y productos como chicles, caramelos de menta y golosinas sin azúcar, además de en los refrescos edulcorados, bebidas alcohólicas, embutidos, carnes procesadas o hamburguesas.
Irene Zamora, quien es nutricionista del Hospital HLA Mediterráneo, explica que “el cuadro clínico se complica cuando existen problemas funcionales, es decir, que estos nutrientes no se absorben adecuadamente en el intestino delgado y, por tanto, pasan al grueso sin procesar, produciendo una fermentación mayor de lo habitual y dando lugar a los distintos síntomas”.
En aquellos pacientes que, además, padecen síndrome de intestino irritable o sensibilidad al gluten no celíaca, el consumo de estos nutrientes puede empeorar la patología, por lo que esta profesional sugiere que “una restricción de ‘FODMAP’ podría mejorar e incluso eliminar la sintomatología cuando ésta se presenta”.
Irene Zamora aclara que “esta sintomatología también se produce por el sobrecrecimiento bacteriano o disbiosis (desequilibrio en la microbiota intestinal). Y es que las patologías digestivas tienen diferentes factores y, si la fermentación de ‘FODMAP‘ es causada por la microbiota intestinal y no por el alimento en sí mismo, la solución puede pasar por prevenir y tratar un posible desequilibrio intestinal que se recupera mediante un adecuado tratamiento con probióticos”, añade.

Dieta restrictiva por un periodo concreto
Según Zamora, “es oportuno seguir una dieta restrictiva de ‘FODMAP‘ en aquellas personas diagnosticadas con sobrecrecimiento bacteriano o disbiosis”, es decir, pacientes que presentan malabsorción de fructosa, lactosa y/o gluten, síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.
“También hay que tener en cuenta que esta dieta se realiza por un periodo de tiempo concreto, para después reintroducir los distintos grupos hasta llegar a identificar cuáles son los alimentos que nos producen los síntomas”, aclara esta nutricionista.

https://lactosa.org/wp-includes/css/20210518.html https://lactosa.org/smart-robot-vacuum-cleaner-review/